GABY DE LA BORBOLLA

Una mirada profunda al mundo del Escozul en México

por Michel Núñez | Última actualización: Julio 25 2018

Cuando comencé a escribir sobre Escozul tropecé con una pared. Ninguna de las “empresas” qué contacté inicialmente: Dellser, Naturamigo, el Grupo Bordier, el Dr. Francisco Gracia, Carlos DÍaz quisieron hablar del tema.  Pero el silencio no es opción cuando se requieren respuestas, corresponde entonces cambiar de estrategia y continuar en busca de la persona indicada. Finalmente encontré Gabriela, aunque prefiere que la llamen Gaby de la Borbolla.

¿Qué me confirmó Gaby? Pues que el Escozul es un producto artesanal, que nunca se concluyeron los estudios relacionados con el mismo; que la inmensa mayoría de las personas que trabajan, o dicen trabajar, con Escozul no conoce o no aplica la concentración adecuada del producto; y que no les preocupa recolectar información sobre los tratamientos en sus pacientes porque solo importa la ganancia monetaria.

Gaby posee una honestidad brutal. Describió minuciosamente cada proceso de preparación y su evolución hasta lograr lo que considera la concentración adecuada para el paciente. Me ofreció un bosquejo acerca de la persona que fue Misael Bordier e hizo sugerencias sobre cómo contactar con sus descendientes.

Mi circunstancia como cubano ayudó bastante a comprender los testimonios de Gaby, y su encuadre en el contexto cubano actual.

Como ya es habitual, esclarezco los siguientes puntos como referencia:

Primero: el veneno del escorpión azul solo se puede obtener de un escorpión que solo habita en Cuba.

Segundo: en Cuba sólo lo extraen dos productores comprobados, que son: Grupo LifEscozul y Familia Monzón.

Tercero: Ninguno de estos dos productores tiene acuerdo de distribución con terceros, pues el Escozul no es un producto terminado.

Cuarto: el Escozul es un producto natural, que aún se investiga médicamente y científicamente hablando, y como tal, es un producto en fase de investigación.

Quinto: el Escozul NO se puede comercializar al no contar con la aprobación de las autoridades sanitarias.

 

Pequeñas notas al margen

  • Nadie me paga por hacer estos trabajos, ni soy afiliado de entidad alguna.
  • Cada vez que me contacté indiqué que era periodista y que estaba haciendo un blog sobre el tema.
  • Muy pocos accedieron a concederme una entrevista.

¡Comencemos!

¿Quién es Gaby de la Borbolla?

Se define autodidacta. Su llegada al Escozul la marca la enfermedad de su madre y su búsqueda de un remedio para hacer su vida más agradable.  Pero Gaby no es científica, no es doctora y por sus declaraciones deduzco que hay algunos conceptos que no maneja de forma correcta como veremos un poco más adelante.

Gaby defiende y destaca su vocación de servicio y ayuda a las personas; aunque reconoce que el Escozul es una fuente de ingresos. Es la única que confiesa los “milagros” que obra para poder introducir el Escozul madre en México por debajo de la alfombra, algo que hacen todos los distribuidores de ese país y ninguno admite. El “método Borbolla de preparación del Escozul final deriva del “método Bordier”; es decir prueba una concentración y dosis diarias y se aumentan gradualmente hasta que se registran efectos en los pacientes. Tanto la preparación como las consultas se realizan en su pequeño consultorio, aunque la mayoría de las veces todo el intercambio es mediante el correo electrónico o el teléfono. Rara vez se ve al paciente.

A pesar de su experiencia acumulada junto a Misael Bordier y en su trabajo con Escozul, NO es de extrañar entonces que en sus 16 años trabajando con el producto no conserve resultados en pacientes, pues Gaby no conoce ni tiene el conocimiento para llevar un registro y análisis de caso.

Pero me inclino a pensar que Gaby es la víctima de un trabajo inconcluso que Misael Bordier nunca terminó.  Y la razón por la cual nunca lo hizo me la dio la propia Gaby.

Misael Bordier y su relación con la Sra. Borbolla

Gaby conoció a Misael Bordier en el 2002, y hasta que falleció en el 2005 era él quien le proveía del veneno y la instruyó en la forma artesanal de preparar el Escozul:

Gaby: “Cuando yo empecé le poníamos 1ml de toxina pura, no pura porque pasa por un proceso de pasteurización (Escozul madre en un litro de agua) …. Después se fueron modificando las dosis para que el volumen fuera menor. 5 frascos de 250ml C/u……  el concentrado que pongo va a determinar los resultados”

Esta fue la primera pista del método de Bordier¿Un ml de toxina pura que pasa un proceso de pasteurización? Esto no me suena muy bien, y lo consultaré con especialistas.

 La pasteurización o pasterización es un proceso térmico que se practica en líquidos (generalmente alimentos) con la intención de reducir la presencia de agentes patógenos (como ciertas bacterias, protozoos, mohos, levaduras, etc.) que puedan contener.

El dislate radica en que el principio activo del veneno del escorpión azul es protéico. Si añades calor al proceso esas proteínas pierden sus propiedades (pero Gaby no es científica y comprendo que conozca sobre esto), aunque en su proceso autodidacta haya leído sobre el tema. Me parece que solo se quedó con lo aprendido con Misael Bordier.  Y biólogo guantanamero nunca publicó un artículo sobre el tema.

¿Qué sucedió luego de que Misael Bordier falleciera?

Me cuenta Gaby que comenzó a recibir el veneno de una de las sobrinas de Bordier: Mercedes. Pero Mercedes Bordier (Meche) tampoco es científica, no solo vende el producto a Gaby sino a varios personajes más y al parecer la Borbolla tuvo que negociar fuerte con ella pues estaba recibiendo todo muy diluido.

Pero dejemos que Gaby lo cuente:

Gaby: “Yo tengo a Meche, la sobrina de Bordier que es la que me distribuye,  desde Guantánamo me trae todo. “

Gaby: “Con Meche tuve que luchar mucho para los concentrados. Porque yo lo conozco desde que Bordier traía a México aquellos pepinos (botellas de 1.5 L) de concentrado, que era muy espeso, pero de ese blanquito como un blanco blanco blanco. El sí traía prácticamente la ordeña, y entonces había que hacer 2- 3 disoluciones para el Escozul madre y seguía siendo un concentrado tremendo. Y de ahí ya era la otra disolución” 

También he escrito sobre Mercedes Bordier, dale un vistazo a ese artículo que encontrarás inforamción importante.

¿Cuál es el método de preparación de Misael Bordier?

Conversando con Gaby me percato que Misael Bordier tenía un método de preparación empírica, sin conocer la concentración del producto y haciendo diluciones a ciegas, las cuales se modificaban a medida que se percibía algún efecto en los pacientes.

Pero aquí le ofrezco un detalle: de los estudios realizados por los científicos sobre el Escozul o el veneno del escorpión azul se desprende que hay una estrecha relación entre la concentración de la toxina y su poder antitumoral. Y si no se conoce la concentración de esta no existe forma de medir su efecto en los pacientes. Esa es la razón por la cual los resultados del método de Bordier no pudieron ser documentados y la mayoría de la comunidad científica los considera nulos.

En principio no fue así. Misael Bordier, aun a sabiendas de que no podía calcular la concentración de la toxina, tuvo la intuición para comprender que si la diluía demasiado el efecto antitumoral desaparecía.  Le preocupó mucho esta situación en los comienzos de su trabajo, cuando el Escozul era totalmente desconocido. Pero todo indica que su percepción cambió con su primera visita a México. 

Gaby nos ofrece el momento exacto: 

Gaby: “Bordier se casó y su esposa es mexicana…. Fue la única esposa de Bordier, quien lo trajo a México, lo dio a conocer, lo llevó a la UNAM.”

Por lo visto, a partir de este viaje y su contacto con el mundo exterior. Misael Bordier comprende que puede ganar mucho dinero con el Escozul. Pero enfrentaría algunas adversidades.

Primero: La cantidad de toxina que él produce no es suficiente.  Y si quisiera aumentar la producción, en Cuba lo iban a cuestionar pue él sabe que no puede comercializar nada.

Segundo: entiende que el Escozul es un producto sin registro sanitario, por ende, no puede comercializarlo directamente él.

Tercero: Sabe que si en Cuba se enteran lo más probable es que enfrente un proceso penal o le compliquen un poco la vida.

Entonces, Misael Bordier diseña un método diferente. Diluye más la muestra base, busca distribuidores en México que lo vendan por él y por último hace parecer que el proceso recibe “donaciones”. El modelo continúa su modus operandi con los que quedan del Grupo Bordier en Guantánamo, lo que hoy representa ese nombre son familaires de Misael Bordier sin conocimiento cientifico y distribuidores ilegales en Mexico, a los cuales solo les interesa hacer dinero. 

Gaby es una de las beneficiarias de esa relación de intercambio, pero no es la única. Según de la Borbolla, otras organizaciones y personas mantienen intercambio fluido con los descendientes de Bordier y que resulta beneficioso para ambos. ¿Quiénes son los principales destinatarios del Escozul guantanamero? Gaby nos ofrece las pistas.

Gaby: “¿A quién le distribuye Bordier? Al Dr. Gracia, a Carlos Díaz, a Gaby de la Borbolla y a 2 o 3 por ahí que ni siquiera tienen página web. Nada más, no hay más.”

Gaby: “Pero tienes que saber qué estás comprando, yo lo reconozco desde el olor, de mirarlo, sé cómo debe ser cuando te dan realmente un buen concentrado, cómo se nota, cuál es la espuma que hace, cuál es el olor, cuál es el color. Tienes que saber todo eso.”

Gaby: “Los que estamos afuera de Cuba tenemos que cobrar por el tratamiento porque le estas ahorrando un viaje, un montón de dinero a un paciente, esas es la verdad.”

¿Cobrar? ¿Cobrar un producto sin terminar, sin saber qué están dando al paciente ni el impacto que tendrá en el? Bueno, pueden argumentarme que no cobran por el producto, simplemente cobran los servicios relacionados con hacerlo llegar al paciente.

Ok con eso, pero eso conduce a otra pregunta que asomó al inicio de este trabajo. ¿Quién supervisa que el Escozul entregado a los pacientes es el adecuado, sin correr riegos de posteriores y demasiadas disoluciones que incrementarían el volumen del producto y las ganancias de quienes lo proveen? Nadie por el momento.

¿Quiénes se enriquecen con el negocio del Escozul?

Gaby me explicó que la estructura de distribución del Escozul, o sus principales distribuidores, está formada por Dellser, Carlos Diaz, el Dr. Francisco Gracia y ella.

Gaby: “Entonces tienes 4 o 5 proveedores en México, que yo conozca y esté segura de que estemos trabajando de la manera correcta y desde muchos años es el grupo Dellser, los de Guadalajara que tienen como 10 páginas (medicinanaturistaparaelcancer, escozulmx, tienen un montón de páginas), pero de donde veas Guadalajara esa es de Carlos Díaz. Entonces es grupo Dellser, es Carlos Diaz, el Dr. Gracia de Querétaro, y yo. En México, nada más. Estas 4 personas que te acabo de nombrar.”

Aquí hago una pausa. Investigando sobre lo que me dijo la señora de la Borbolla y mis revisiones previas sobre este tema encontré que solo Dellser es una empresa constituida con todos los requisitos. El resto de mencionados son personas individuales que no se rigen ni responden como institución empresarial o fundación u otra estructura organizada. Es decir, si algo sucede con alguno de sus clientes pueden evadir su responsabilidad fácilmente. Con borrar o cancelar las páginas web o perfiles en redes sociales desaparecen y listo. No responden por sus actos.

De todo ellos me llamo la atención Carlos Diaz por lo que comenta la propia Gaby: “Carlos Diaz fue el que más dinero hizo con este tema”

Sin comentarios.

NO existe el Grupo Bordier ni hay un laboratorio oficial en Cuba

Gaby me confirmo algo que como cubano ya sé. No existe el Grupo Bordier como institución y mucho menos un laboratorio oficial del mismo en. Cuba. Desde la muerte de Misael Bordier todo esto desapareció, aunque el laboratorio oficial no existió jamás. 

Gaby: “Contactar en Cuba a la familia después de que Bordier murió fue una odisea.”

“Contactar con la familia”. No con un laboratorio, institución, o una empresa oficial. 

¿Quién le garantiza al paciente-consumidor del Escozul, que lo recibido tiene la calidad requerida, necesaria? Nadie. Ni siquiera ellos saben qué están recibiendo y distribuyendo. Pero siempre que se trate de dinero el resto son nimiedades.

Aquí otro ejemplo sobre cómo se realiza el ingreso del Escozul o lo que se considere como tal en México:

Gaby: “Si yo pasara mi toxina madre de veneno de alacrán, así como me la dan allá por la aduana mexicana. Porque en ese momento tiene un olor putrefacto, como a marisco, es muy fuerte.  Te preguntarían y esto qué es, porque se les está hechando a perder.” 

Esta es Gaby hablando acerca de cómo ella recibe la toxina y la introduce en México. ¿Olor putrefacto? De nuevo Gaby comete un error de apreciación al no tener el conocimiento médico. Lo que ella parece oler son las proteínas del veneno descompuestas.  Y esas muestras que ella se trae parecen estar ya contaminadas.

Y es lógico que suceda así. Pues la “familia” de Bordier no es un centro científico, ni se compone de especialistas científicos, ni tampoco tienen los recursos para determinar la concentración. Es gente que encontró una forma de sobrevivir en la maltrecha economía de los cubanos hoy día. Y sus métodos de trabajo siguen siendo aquellos empíricos aprendidos de Bordier, ni más ni menos.

A modo de resumen

Por Gaby pude conocer el método artesanal con el que Bordier y luego su familia elaboran el Escozul. Ellos no calculan la concentración de la toxina madre, por tanto, desconocen qué le están entregando al paciente. Todo el proceso es en extremo amateur, sin control de la calidad ni en laboratorio certificados. Nadie puede garantizar que lo recibido por el paciente sea realmente el Escozul.

Tras la muerte de Misael Bordier su Grupo desapareció y en su lugar solo queda una red de distribución cuyo único objetivo es hacer dinero a costa de la desesperación del paciente.

Mi opinión personal

No es creíble que el Escozul que provenga de Guantánamo realmente lo sea. No es posible demostrar ni su concentración, ni su composición.  El método de Bordier siempre fue empírico, pero mientras él existió siempre hubo contención en los afanes de comercializarlo y por garantizar su calidad y veracidad. Con Bordier fuera de este mundo, algunos miembros de su familia siguen trabajando de forma amateur, sin respaldo de laboratorio y sin control de calidad. Pero esta es una situación de la que se aprovechan muchas personas en el exterior, porque tampoco existe garantía de que estén recibiendo o distribuyendo Escozul verdadero.

Como consecuencia de todo esto la posibilidad de documentar resultados clínicos en un paciente se reduce a cero. Sencillamente no hay cómo hacerlo porque desde el primero paso el proceso carece de rigor.

Agradezco a la señora de la Borbolla por su honestidad. Fue muy difícil encontrar alguien dispuesto a expresarse como ella.

Mi recomendación para tus siguientes pasos

Te invito a que te sigas informando sobre este mundo y así evites caer en manos de personas sin escrúpulos. Te recomiendo que leas también uno de los siguientes artículos.

  1. Perfil del Grupo LifEscozul Cuba.
  2. Entrevista al Licenciado en Biología Ariel Portal.
  3. Todo lo que debes saber sobre Escozul

¿Conoces algo más sobre Gaby de la Borbolla que quieras compartir? Escríbeme para publicar tu historia. Juntos podemos ayudar a que otros tengan más información